Perú apuesta por la agricultura inteligente

Perú

Perú apuesta por la agricultura inteligente

Enviado por laura.bustamante el Mié, 15/05/2019 - 07:55
Perú

La compañía española de comunicaciones y servicios tecnológicos Telefónica, trabaja con el gremio agrícola de Perú en la implementación de una estrategia que consiste en analizar datos de las cosechas mediante sensores inteligentes con el fin de optimizar la gestión de una tierra cultivada.

Por
Procomer
sustentabilidad-agricultura-chile-INT.jpg

Desde el punto de vista agronómico, medioambiental y económico al encontrar nuevas soluciones que permitan optimizar al máximo el uso de recursos y tierra cultivable. La idea es transformar esta industria en un segmento tecnológicamente sustentable e inteligente, esto a partir del despliegue de sistemas como redes de sensores y drones para monitorear las cosechas.

 

El reporte de la compañía de telecomunicaciones para su unidad de IoT explica que uno de los principales objetivos de esta iniciativa implementada en territorio sudamericano, es con el fin de dar acceso a quienes hoy son los eslabones primarios de la producción alimentaria, los agricultores, quienes en la mayoría de las veces mantienen esquemas tradicionales y rudimentarios para realizar sus labores, desaprovechando así el potencial que tienen las nuevas tecnologías.

 

“Necesitamos producir más y mejor, y tenemos que hacerlo de una forma racional y eficiente, con un uso adecuado de los recursos y de una forma más sostenible a medio y largo plazo. La sociedad se enfrenta al gran reto de producir el doble de alimentos en una menor superficie cultivada, con menos mano de obra y con graves problemas de escasez de agua que todo indica que empeorarán en los próximos años”, describe el reporte de Telefónica titulado: “La Agricultura Inteligente: del Arado al Dron”.

 

La agricultura de precisión es ahora el nuevo nombre que se le da a la actividad agrícola que utiliza sistemas de posicionamiento satelital (GPS) y otros aparatos complementarios como sensores y drones, que en conjunto permiten obtener datos precisos del cultivo que a su vez ayudan a crear estrategias de prevención y acciones de mejoras para elevar su producción en calidad, cantidad y disminuir costos.

 

Los datos recolectados son enviados a un sistema de extracción, transferencia y carga (ETL, por sus siglas en inglés) donde posteriormente son analizados para obtener datos específicos, como el esquema de consumo de agua y otros recursos por parte de cada uno de los agricultores, identificando así a quienes estén gastando más y por consiguiente siendo más ineficientes en su producción. La detección de estos grupos permitirá crear iniciativas de ayuda y capacitación para darles acceso a conocimientos sobre cómo aplicar nuevas tecnologías que les ayuden a elevar la calidad de sus cultivos, reducir costos, ahorrar recursos como agua y compra de pesticidas o fertilizantes, así como ser más amigables con el ambiente.

 

Implicaciones para Costa Rica

 

Las tecnologías de la información han impactado todas las áreas del conocimiento y sectores productivos, y uno de los mejores ejemplos de la transversalidad de su aplicación es su utilización en el sector agrícola para la optimización de la producción de frutas, vegetales, plantas y otros. Perú ahora apuesta por una alianza en la que se pretende utilizar GPS, sensores y drones para generar información que optimicen al máximo el uso de recursos y tierra cultivable.

 

Costa Rica también ha apostado a la agricultura inteligente mediante el programa interinstitucional Descubre donde se ha catalogado como uno de los proyectos a desarrollar. Mediante el programa se promueve la diversificación y la atracción de inversiones en la zona rural mediante una alianza público-privada articulada por COMEX, MAG y PROCOMER, con la participación del sector privado, Sistema de Banca para el Desarrollo y la academia.

 

El sector agrícola participa un 25% de las exportaciones de Costa Rica, lo cual demuestra la relevancia en la economía costarricense y ante retos como los fenómenos climáticos que han afectado la producción como El Niño se hace imprescindible buscar nuevos métodos de producción y de captura de datos que permitan incrementar la calidad de los cultivos, reducir costos y recursos.