Sector cacao, chocolate y demás preparaciones en Colombia

Colombia se caracteriza por el cultivo de cacao criollo, forastero e híbrido o trinitario

El Centro de Investigación Económico y Social “Fedesarrollo” sostiene que el precio del azúcar, los costos de producción de cacao nacional, las barreras a la importación de glucosa y la materia prima de producción de empaques son los principales factores que limitan las mejoras competitivas y el aprovechamiento de las oportunidades de exportación del sector.

Por: Stefany Marulanda
Analista de Comercio Internacional de Legiscomex.com

Colombia es una nación fabricante de cacaos comunes y de calidad premium, los cuales se caracterizan por un fino sabor y aroma gracias a la ubicación geográfica y a las condiciones agroecológicas con las que cuenta el país.

La industria cacaotera colombiana cuenta con la participación de empresas de gran tamaño, encargadas de comprar una parte muy importante del grano que se produce en el país.

Igualmente, dentro del sector se encuentran 41 empresas nacionales productoras de chocolates de mesa, confites, etc., que demandan el cacao en grano para la producción de licores, pasta, manteca, polvo de cacao, chocolates y confites, entre otros.

La Federación Nacional de Cacaoteros (Fedecacao) resalta que en Colombia el cacao es un cultivo tradicional de economía campesina sembrado en parcelas de tamaño pequeño o mediano con unidades productivas de 3,3 hectáreas en promedio, sin embargo, en los últimos años se han presentado bajos niveles en la productividad del grano debido a la baja fertilidad del material genético, los pocos árboles plantados y la edad avanzada de los cultivos.

Así mismo, Fedecacao da a conocer que las siembras en el país se están llevando a cabo con materiales conocidos como clones, que corresponden a la combinación de cacao criollo y trinitario realizada por programas de investigación, los cuales son multiplicados vegetativamente mediante la técnica del injerto, lo que garantiza la homogeneidad de las características genéticas dentro de la plantación.

De acuerdo a la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), en Colombia el cacao se cultiva en casi todo el territorio nacional, pero su siembra se concentra básicamente en cuatro zonas agroecológicas que comprenden la montaña santandereana; los valles interandinos secos; el bosque húmedo tropical y la zona cafetera marginal.

A pesar de que el país presenta importantes ventajas comparativas y competitivas para la producción de éste bien básico, Fedesarrollo afirma “que el cacao en grano no ha recibido protección significativa por la vía de aranceles. Desde la adopción del Arancel Externo Común en 1995, Colombia aplica un arancel Nación Más Favorecida (NMF) de 10% a países sin preferencias de acceso al mercado nacional, no obstante, este amparo en la frontera ha sido muy inferior a la otorgada a productos tales como el arroz o azúcar, que son objeto de aranceles variables más elevados en el marco del Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP)”.